Redacción de contenidos digitales

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0

La extensión del contenido es sumamente importante, porque en Internet, los textos requieren de síntesis, pero al mismo tiempo, la precisión adecuada para incluir en ellos toda la información útil para el lector. El ciclo de vida de un texto, dependerá de la naturaleza del contenido y de su relevancia y ubicación en el sitio.

La creación del título perfecto

Siempre se ha creído que el título es la pieza más compleja de definir en un texto, pues este factor resulta elemental para cautivar al lector y hacer que este continúe leyendo el contenido.

En el entorno digital, se torna aún más difícil escoger qué titular utilizar en un artículo, precisamente, por el volumen de información al que puede acceder el internauta. ¿Puede su título causar el impacto debido para cautivar al público de Internet?

Para responder con un sí a esta pregunta se pueden seguir los siguientes caminos:

  • Incluir palabras de alto impacto. Un título que no incita al lector a darle un click, es poco eficaz, antes de pensar en un titular que ayude a la optimización del sitio (lo cual es muy importante), es necesario crear titulares seductores para los internautas, aquellos que generan el interés suficiente para que un usuario decida continuar inmerso en el desarrollo del contenido.
  • Pensar en el contexto. Al crear contenido y precisamente, títulos para la web, es necesario pensar en la posibilidad de que el título sea extraído de su contexto, funcionando como enlace por ejemplo. Esa primera impresión y acercamiento que tendrá el lector al texto del sitio web, será el titular, por ello, este debe ser lo suficientemente explicativo y descriptivo, como para lograr un perfecto entendimiento de parte del internauta.
  • Elegir la extensión adecuada. Para su correcto posicionamiento, los títulos deben seguir ciertas reglas, precisamente, para poder ser indexados en los buscadores, se estima un máximo de entre 60 y 64 caracteres.

Definir cantidad de palabras deseadas

Generalmente, los textos de entre 400 y 600 palabras son los más adecuados para una pagina web, porque estos permiten un desarrollo correcto y claro de la información y no revisten tanto tiempo de lectura para el internauta. Cuando el contenido llega a las 800 palabras e incluso, supera la barrera de los 1.000 caracteres, es necesario que se justifique adecuadamente esa extensión, los casos más comunes pueden ser: reseñas, reportajes, investigaciones, guías o tutoriales, en donde se requiere mayor explicación, análisis y desarrollo del contenido.

Diseño de contenidos
Redacción de textos

Definir ideas y palabras orientadas

Este es un proceso ineludible al redactar un contenido, definir las ideas principales y las palabras clave orientadas del texto. Implica poner énfasis en los parámetros de búsqueda a los que suscriben los internautas. Los usuarios de Internet llegan al contenido que desean de una manera determinada, podríamos decir que la más común es utilizando un buscador.

Definir densidad de palabras clave

En este caso, es necesario regirse por la ley “menos es más”, plagar un texto con palabras clave, no servirá para mejorar el posicionamiento, todo lo contrario, la página incluso podría ser penalizada y quedar relegada a los últimos lugares en los resultados de búsqueda por evidenciar los intentos por cautivar a los buscadores. El contenido debe ser fluido, entendible e informativo, esto implica utilizar con moderación las palabras (Keywords) seleccionadas, se recomienda emplear de una a tres palabras clave por texto, distribuidas en los primeros párrafos del mismo.

Definir público lector

Esta tarea debe realizarse antes de la creación de textos en la Web, porque es parte de la estrategia de contenidos del sitio. Sin conocer al público objetivo, la información vertida en la página podría no ser eficiente para quienes lleguen a ella, puesto que si esta no se encuentra enfocada en un perfil determinado, será mucho más complejo hacer que el lector se identifique con lo que en esa web se ofrece.

Factores que deben estar presentes en la redacción de contenidos digitales

  • Originalidad. En primera instancia, como una apuesta al nivel de calidad esperado por la audiencia y como método para evitar penalizaciones de parte de los buscadores, es necesario elaborar contenido Web original, información no duplicada, ya sea de otros sitios o documentos.
  • Calidad: La calidad del contenido Web implica hacer un correcto uso del lenguaje, de la estructura del texto y de la información seleccionada.
  • Relevancia: Si el contenido no es relevante para el público lector, difícilmente este pueda identificarse con él, se deben proveer datos verdaderamente significativos para la audiencia.
  • Creatividad: Al compartir textos creativos, se apela a ofrecer información atractiva para el lector, además de representativa y relevante sobre la temática.
  • Veracidad: Debido a la naturaleza, muchas veces, anónima del contenido web, se torna necesario proveer datos reales y verificables, para hacer de este un texto confiable.
  • Fiabilidad: Una redacción que ofrece datos reales y verificables, debe sustentarse con fuentes de información fidedignas sobre la temática.
  • Actualidad: Internet es un medio dinámico en el que la información se actualiza constantemente, por ello es preciso mantener un volumen adecuado de datos actuales y periódicos.
  • Excelencia: En el entorno Web, la información viaja con velocidad, siempre y cuando, se utilicen los medios de difusión pertinentes para compartir el mensaje.

Tiempos

“Los textos nacen, se desarrollan y mueren”. Para el contenido que se comparte en la Web, existe un ciclo de vida que es necesario conocer, este además, debe ser controlado y monitoreado para efectuar la correcta intervención del texto, en el momento oportuno, realizando la optimización adecuada.

Controles de calidad en textos digitales
Revisión de textos

Herramientas a emplear en la redacción digital

  • Editores de contenidos virtuales.
  • Herramienta para analizar mercados y palabras clave.
  • Control de densidad de palabras clave.
  • Control de plagio o duplicidad de contenidos.

Elementos extra dentro del contenido

  • Subtítulos y copete. Estas resultan ser piezas clave dentro de la elaboración del contenido digital, puesto que guían al lector a la adecuada lectura del texto en Internet, los subtítulos además, ordenan el desarrollo del contenido, sintetizan ideas y ofrecen una pausa para el internauta.
  • Gráficas, imágenes, tablas de datos y videos. Ayudan al lector en la comprensión del texto, completando la idea general del mensaje transmitido. Se complementan al lenguaje textual, ofreciendo un foco de atención descriptivo para el mismo.
  • Enlaces, citas y bibliografía. Invitan al lector a ampliar la lectura sobre la temática, al tiempo que garantizan cierta veracidad con respecto a las fuentes de información utilizadas para la elaboración del texto.
  • Contacto. A través de la identificación del contacto del sitio o del texto publicado en la Web, se podrá determinar al responsable de la información ofrecida, ayudando a que el contenido se precie más veraz.

Deja una Respuesta

Tienes que estar conectado para enviar un comentario.