Sostenibilidad como estrategia empresarial

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0

Las marcas que no marchan al compás de las últimas tendencias en sostenibilidad y que no incorporen procesos de mejora continua se terminan quedando al margen, perdiendo buena parte de la porción del mercado que habían ganado.

Sostenibilidad para construir calidad
Sostenible, el orgullo de pertenecer a una compañía sostenible.

 

Si hablamos de la sostenibilidad como estrategia empresarial, debemos decir que esta se encuentra determinada por algunos indicadores.

Dependiendo el tipo de empresa, estará centrada en distintos tipos de mercados y con ello, en distintos tipos de clientes, algunos de esos clientes pertenecerán a sectores más regulados que otros, teniendo en cuenta que la sostenibilidad actualmente es entendida como una estrategia, pero también como un requisito a cumplir ante determinados organismos.

Una compañía que carece de una política sostenible podría estar incumpliendo con una determinada norma, y esto sería un agravante o justificativo para que ciertos clientes decidan desestimar su contratación en proyectos futuros.

Un riesgo que podría significar notables pérdidas para la compañía, nos impulsará entonces a adoptar estrategias directas basadas en la sostenibilidad, para no perder el liderazgo como empresa en el mercado en que nos movemos.

La importancia de invertir en sostenibilidad

La optimización de los recursos. La posibilidad de aumentar la productividad de la empresa, y con ello incluso, disminuir costes operativos, ahorrando cifras considerables anualmente.

La sostenibilidad como área infaltable en una compañía. La importancia de contar con un departamento específico encargado del área de sostenibilidad, dedicado de manera exclusiva, recibiendo el soporte y capacitación necesaria para aportar todas las ideas útiles que ayuden a lograr el objetivo de optimizar recursos.

Promover estrategias concretas que incentiven la utilización de recursos disponibles de una manera más eficiente, atenuando el impacto ambiental y disminuyendo el gasto, la empresa no sólo estará ahorrando tiempo y dinero, sino también, adquiriendo una ventaja competitiva.

El orgullo de pertenecer a una compañía sostenible. El talento se verá energizada gracias al simple hecho de pertenecer a una empresa que además de ser líder en el mercado, hace las cosas bien, sin dañar a nadie y fundamentalmente, que apuesta a la mejora constante, no sólo en referencia a su economía, sino también, contribuyendo a no dañar el medio ambiente o a realizar acciones concretas vinculadas al contexto social en el que está inmersa.

Los comentarios están cerrados.